CAMPUS LIFE

DESCUBRE TODO LO QUE PASA Y TE INTERESA

5 consejos para reducir el estrés la universidad Magazine

5 consejos para reducir el estrés la universidad

¿Qué entiendes por estrés? Es un estado habitual y continuo en la vida de numerosas personas, independientemente de la edad. Como estudiante universitario también tendrás que hacer frente a situaciones de estrés o de debilidad emocional. Esta sensación sobre todo la puedes tener en el primer y último año de universidad, ya que suponen cambios muy importantes en tu vida.

Los constantes trabajos, el tener que estudiar para los exámenes finales, la falta de organización, y algunas otras cosas son algunas razones por las que puedes sufrir estrés y esto puede afectar a tu salud. Por lo que desde las Residencias de Estudiantes Campus queremos ayudarte para que disfrutes al máximo esta etapa de tu vida.

No te preocupes, aunque no puedas reducir el estrés por completo puedes aprender a controlarlo. Para ello, vamos a darte algunas claves que te ayudarán a reducir el estrés en la universidad y en cualquier momento de tu vida. ¡Manos a la obra!

Tips para poner remedio al estrés

Planifica tu tiempo

La falta de organización puede ser una de las causas que mayor estrés académico te genere, ligado con la sensación, en algunas ocasiones constante, de haber perdido el tiempo. Planifícate cada día de la semana con las tareas que tienes que hacer. Por ejemplo, con los apuntes hay que repasarlos o estudiárselos ya que esto no solo te va a ayudar a interiorizar mejor las ideas, sino a reducir el estrés.

Puedes empezar haciéndote un calendario semanal que puedes diseñarte tú mismo, o lo puedes buscar en Internet o comprar algunos en función de tus gustos. En este plan semanal tienes que ser realista y establecer tus prioridades de estudio, así como el tiempo de ocio y de descanso. ¡Todos los momentos que son importantes para ti! Recuerda incluirlo todo ya que en la época de exámenes es probable que tus horas de sueño disminuyan y olvidarás que es igual de importante estudiar como descansar.

Elige un lugar adecuado para tu estudio

Elegir un sitio adecuado en el que vas a pasar horas y horas estudiando es muy importante para reducir el estrés. Lo más apropiado es estudiar en un entorno que favorezca la concentración un lugar tranquilo, luminoso que te permita estudiar en silencio y sin tener distracciones a tu alcance. Antes de que te sientes en la silla, es buena idea repasar el material que vas a necesitar para estudiar (apuntes, subrayadores, bolígrafos…) así evitarás la tentación de levantarte cada vez que necesites algo y no perderás ni el tiempo ni la concentración.

Come equilibrado y haz ejercicio

La alimentación es una parte esencial para que tu cuerpo funcione correctamente y también para reducir el estrés. Debes llevar una alimentación equilibrad, rica en vitaminas, proteínas y minerales. Recuerda que tu cerebro va a consumir parte de estos nutrientes. Otro consejo esencial para reducir el estrés es la práctica de algún deporte, sea el que sea. El ejercicio te va a ayudar a reducir el estrés y la tensión.

Haz descansos

Aunque estés viviendo una época en la que el estrés es mayor y debas rendir al máximo, es muy importante que te organices las horas de estudio para que pares y te tomes un descanso. Así no acabarás saturado. Muchos estudiantes como tú pasáis los días previos a los exámenes sentados frente a los libros y apuntes sin quitar ojo al pupitre. Sin embargo, haz pequeños descansos que te permitan desconectar por un tiempo y así retomarás el estudio con más energía. Estos descansos puedes hacerlos según los bloques de estudio que hayas establecido. Por ejemplo, unos minutos al acabar un tema o una parte en la que hayas necesitado un intenso esfuerzo de concentración. Cuando hagas tu ratito de descanso es importante que liberes tu mente, descanses los ojos y que estires los músculos que mantienes en tensión cuando estás sentado, así reducir el estrés será mucho más sencillo.

Realiza alguna técnica de relajación

Una buena clave para reducir el estrés es hacer un poco de meditación. No hace falta que seas experto en la materia. Si ves que tu cabeza ya no puede más, deja lo que estás haciendo y respira profundamente varias veces. Después para y observa cómo te sientes mental, emocional y físicamente para poder volver a estudiar.

Hay otras técnicas de relajación que te ayudarán a reducir el estrés, mejorarán tu autoestima, reducirán la presión arterial y la tensión muscular. Por ejemplo, escuchar a tu grupo de música favorito o esa canción que despierta algo en ti, te hará que disfrutes y te diviertas, y con ello que tengas menos estrés y angustia. También puedes escuchar sonidos relajantes, como una cascada o el mar.

Es una tarea complicada controlar el estrés, pero desde Residencias de Estudiantes Campus queremos ayudarte a sobrellevar los problemas que se van a presentar día a día. Ánimo y ¡pon en práctica estos consejos y verás cómo obtienes unos excelentes resultados!