Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies ACEPTAR

CAMPUS LIFE

DESCUBRE TODO LO QUE PASA Y TE INTERESA

¿Cómo hacer una carta de motivación perfecta en 5 pasos? Magazine

¿Cómo hacer una carta de motivación perfecta en 5 pasos?

Antes de saber cómo hacerla, ¿sabes para qué sirve? Una carta de motivación, aunque se suele confundir con una de presentación no es lo mismo. Ambos tipos de carta suelen servir para conseguir la vacante que estás buscando por ejemplo una plaza en una Residencia de Estudiantes Campus o en un Máster o grado universitario.

Ante la alta demanda de las universidades, cada vez buscan más encontrar con los alumnos que mejor se ajusten a la filosofía y al perfil de estudiante que buscan. Por ello, en las cartas de motivación se suele encontrar la respuesta a esa necesidad.

Se emplea una redacción ingeniosa e incluso comercial y el objetivo es mantener la atención y convencer a la persona que lo está leyendo de lo que cuentas. Una carta de motivación da una imagen dinámica y actual de tu perfil.

Consejos para que hagas una buena redacción de tu carta de motivación

Para conseguir lo que tanto buscas tiene que esforzarte a la hora de preparada, por eso es importante que esté correctamente estructurada para que la lectura sea efectiva.

Breve, pero con ingenio

¿A quién se dirige? Eso es lo primero que debes tener en cuenta antes de la redacción. Investiga bien el receptor y la vacante que te interesa. Redáctala de manera concisa así será más difícil que te equivoques incluyendo complicaciones propias de redacciones más extensas.

Cuida la introducción

Con el primer párrafo estarás dando una idea de general de cómo va a ser el resto de la carta. Por eso redáctala de manera formal, demostrando tu nivel y lo que te importa la vacante. Ten siempre presente el receptor o receptores de tu carta de motivación, pero no te olvides de que la estás escribiendo tú y tu redacción también es una prueba de tu personalidad.

Las primeras líneas, es decir, la introducción de tu carta, son fundamentales para captar la atención y despertar el interés por todo lo que vas a contar a continuación. Haz un breve repaso sobre tu persona y lo que te motiva de la vacante, ya lo desarrollarás en las siguientes líneas.

Vigila el desarrollo de la carta

Al igual que en la introducción, tienes que cuidar que tu carta de motivación mantenga la misma línea de redacción y coherencia. En los siguientes párrafos puedes empezar a detallar tus intereses en la vacante en la Residencia de Estudiantes Campus o la Universidad. No te puedes olvidar de incluir tus conocimientos, tu experiencia y tus habilidades. Para demostrar lo bien que encaja tu perfil en la vacante deberás incluir tu formación previa y cualquier certificado que hayas conseguido a lo largo de tus años académico. Muestra también tu actitud y las aptitudes que te convierten en el candidato idóneo para el puesto.

Haz un buen cierre

Estás a pocas líneas de conseguir tu objetivo. Haz un cierre que culmine la buena redacción que has venido haciendo desde el principio y que te ayude a resumir todo lo que has querido mostrar a lo largo de la carta.

No te olvides de agradecer a la Residencia de Estudiantes o a cualquier organización a la que te dirijas la atención prestada. Si crees que puedes añadir alguna información que aporte valor adicional esta es la oportunidad para añadir alguna nueva referencia. Decimos nueva porque en la carta de motivación no se puede sonar repetitivo y cada párrafo tiene que aportar ideas nuevas sobre tu persona.

Relee lo que has escrito

¿No te gusta releer lo que escribes? Ya te habrás dado cuenta o no tardarás mucho en hacerlo, que es muy importante releer lo que escribimos. Muchas veces se tiene bien planteada la idea en la cabeza, pero no se sabe expresar bien en el papel, al releer la carta de motivación pueden realizar los cambios que necesites, corregir errores gramaticales o de estilo.

Puedes contar también con la ayuda de algún familiar o alguna persona de tu entorno para que haga el mismo ejercicio y te ayude para enviar la carta que estabas deseando hacer.

Recuerda guardar una copia en el ordenador incluso impresa para poder enviarla en otras candidaturas, siempre adaptándola, y para ir modificando a futuro todo lo que necesites.

Ahora es el momento de redactar tu carta de motivación y de conseguir tu objetivo. ¡Suerte!