902 400 477

¿Cómo se viven los exámenes en los apartamentos de estudiantes del Campus de Murcia?

Podemos adivinar fácilmente cuál es una de las etapas en las que más tensión se acumula durante un periodo concreto del año: la época de exámenes.

Hoy hablaremos de cómo se viven los exámenes en los apartamentos de estudiantes en Murcia. Todo empieza, para cualquier joven, a partir de las 8 de la mañana. Es la hora de desayunar y un buen momento para coger fuerzas de cara a la larga jornada de estudio. A esta hora, los estudiantes no suelen hablar mucho y, más bien, luchan por desperezarse lo antes posible. Los más despiertos aprovechan para gastar alguna broma o ayudar a sus compañeros a espabilarse antes.

Después de haber terminado, nuestros estudiantes, normalmente, se dirigen a sus habitaciones, para preparar todo el material necesario para su estudio. Recopilar los apuntes y libros que necesitan depende de la mayor o menor organización de cada uno. En cuanto a las preferencias, la mayoría combina unas asignaturas con otras para despejarse y no saturar con una sola materia su cabeza. Otros, sin embargo, estudian una asignatura cada día y prefieren organizarse los temarios completos. Cada maestrillo... Tras recoger todos los materiales necesarios, suelen bajar a la biblioteca, aunque los hay que prefieren estudiar en sus propias habitaciones si consiguen que su compañero también guarde silencio.

Algunos de ellos logran sincronizar sus horarios para vigilarse mutuamente y conseguir un tiempo de estudio más productivo. Entre los que bajan a la biblioteca, los que lo hacen alrededor de las 9 o 9.30 (los que más carrerilla toman antes de empezar la tarea) pueden correr el riesgo de no encontrar sitio en ninguna de las mesas y tener que resignarse a volver a sus cuartos y prepararlo todo para poder estudiar en silencio. 

La hora de la comida es un aspecto fundamental. Es un tiempo durante el que también se organizan con mayor o menor precisión. Hemos hablado con alumnos que tienen meticulosamente previsto el tiempo para ir al comedor y disfrutar de su comida, pero también con otros que se dejan guiar simplemente por el sonido de su tripa y un proceso, entre intuición e instinto, por el que conocen el momento justo en el que deben levantarse para ir a buscar algún sustento.

De cualquier forma, debemos decir que, en nuestra visita, hemos sido testigos de cómo la inmensa mayoría de alumnos se aplicaba para superar sus objetivos con mucha responsabilidad, aunque con métodos distintos. Eso sí, por la tarde y después de comer y hacer un pequeño descanso, la biblioteca vuelve a estar llena hasta, más o menos, las 21:00 horas. Algunos de los rezagados de la mañana consiguen un puesto en ella por la tarde. La propia dinámica de los apartamentos para estudiantes de Murcia ayuda mucho a establecer una disciplina y organización óptimas de su tiempo.

  • Vote el artículo

Comentar este artículo


* rellenar estos campos es obligatorio.

Esta web utiliza cookies propias o de terceros. Al continuar con la navegación usted acepta el uso que hacemos de ellas. Si lo desea puede modificar sus preferencias en su navegador.×